Emociones y cálculos: Dos vías para luchar contra la desigualdad