¿Funciona el cerebro de los grandes maestros del ajedrez de manera diferente al de la población general?