La Facultad del Lenguaje y la diversidad de las lenguas: ¿una paradoja?