Más no siempre es mejor: procesamiento de estímulos visuales y límites de capacidad