Cuando una acción ya no es necesaria: La importancia de la inhibición