El precio de la productividad lingüística y el principio de tolerancia