La antropología, ¿una ciencia cognitiva?