¿Tenemos un cerebro preparado para realizar predicciones? Evidencia desde una tarea de detección